¡Fue una experiencia increíble!

Carolina Kloster, alumna del Profesorado en Matemática de nuestra Sede regresó a principios de diciembre de su intercambio en Colombia y nos compartió su experiencia.

¿Cómo calificarías tu experiencia de intercambio en Colombia?

Es algo muy difícil de expresar en palabras, porque uno va con una idea, y eso que pensaba se termina multiplicando en experiencias que son muy enriquecedoras.

En cuanto a lo académico, la atención recibida tanto en la Facultad de Ciencia y Tecnología, como en la Universidad Militar Nueva Granada, fue excelente. Siempre presentes y preguntando si todo estaba bien, si me sentía cómoda y si me había podido hallar y adaptar.

Es como volver a comenzar la Universidad, en otro lugar, lejos de tus compañeros de siempre, tus profesores; pero gracias a la buena predisposición de los nuevos compañeros, de los profesores y de las autoridades se hace muy fácil. No solo aprendí conceptos referidos a las asignaturas que realizaba, sino muchísimas cosas más.

En cuanto a lo personal, me ayudó a crecer muchísimo. Cuando uno pasa de la secundaria a la universidad es un gran cambio, y estar viviendo en otro país te hace crecer, porque por más que contás con el apoyo de personas que están acompañándote, todo lo realizás personalmente, en otro lugar donde la cultura es diferente y la manera de vivir el día a día también.

¡Fue una experiencia INCREIBLE!

En términos académicos, ¿creés que aportó un plus a tu carrera? ¿Por qué?

Como me estoy formando para ser futura profesora, el intercambio aportó mucho ya que desde cuando supe que iba a realizarlo en Colombia, me interesó conocer cómo era la educación allá, sabía que su nivel era más bajo y me interesaba saber si esto era del todo cierto y por qué. El entrar en una aula en el que había 30 o 40 compañeros ya se me hacía diferente, porque no estaba acostumbrada a esa cantidad, por lo que la metodología de enseñanza es distinta y también varía de acuerdo al profesor, y eso también aporta mucho a mi carrera, ya que pude aprender de la misma. En una de las materias también compartía con personas mayores que estaban empezando su carrera, me interesó mucho conocer las razones por las cuales habían decidido comenzar a estudiar, y cada uno tenía un motivo diferente.

Así, como cambiaría en algunas cosas de la metodología utilizada en la UMNG para mejorar su rendimiento, también traje nuevas ideas. Además pude participar de diferentes conversatorios y cursos, que también fueron un gran aporte.

Fuera de lo que es el ámbito de la Universidad, también tiene su gran aporte porque uno aprende de la cultura de otro país, investiga, quiere conocer, se mezcla con los ciudadanos y se hace uno más de ellos. La amabilidad de las personas en Colombia es increíble, e interactuar e intercambiar ideas es sumamente enriquecedor.

¿Cómo fueron estos meses viviendo en Colombia en referencia la cultura, compañeros, etc.?

Quizás parece mentira, pero uno casi no se da cuenta o no relaciona que está en otro país. En el momento de llegada, que cuesta un poco (casi nada) adaptarse, ya que todo es como nuevo y en cada paso aprendés algo. Colombia es un país con mucha cultura, y con costumbres muy arraigadas. Desde el momento que llegué, su gente me recibió de la mejor manera, y como no podía faltar según ellos, con mucha comida. Son muy amables, alegres, y lo hacen notar.

Intercambiar costumbres es algo muy lindo, ya que las dos partes están aprendiendo. Persona con la que hablaba me preguntaba acerca de mi país, y obviamente que yo del suyo.

Mis compañeros tanto de la Universidad como del lugar donde vivía o los que iba conociendo por distintos motivos, siempre estuvieron dispuestos a ayudarme y te hacían sentir uno más de ellos.

Ahora que estoy de regreso, me doy cuenta de muchas cosas que aprendí, que estando allá se hacían parte del día a día y quizás no parecían tan nuevas.

¿Qué les dirías a otros alumnos de la Facultad respecto a los intercambios desde tu experiencia?

¡Que pregunta! Que se ANIMEN, que no tengan miedo a lo nuevo y al cambio. Esta experiencia es única, y que cuentan con el apoyo de la Universidad, que es algo muy valioso.

Uno va con una idea de lo que puede llegar a ser el Intercambio y vuelve con esa idea multiplicada en diez veces más.

Quizás les parece que son muchos meses, pero les aseguro que el tiempo pasa muy rápido.

Creo que uno puede contar su experiencia, pero les puedo decir que ninguna palabra alcanza para describir lo que vivís como estudiante de Intercambio, no hay nada como vivirlo uno mismo.

Desde ya que cuentan conmigo y con toda la Universidad ante cualquier duda. Y sólo eso, ¡ANIMENSE que no se van a arrepentir!